Ecommerce y pequeños negocios locales: hacia un cambio de modelo

En 2015, un grupo de emprendedores chilenos decidió crear Cornershop, un servicio móvil, asociado a una app, por medio del cual ofrecían la posibilidad de hacer la compra y entregarla a domicilio. Así, al tiempo que ayudaban puntualmente a personas que, por la razón que fuera, no podían hacer la compra personalmente, generaban un interesante círculo de empleo para gente con coche o moto que quisiera hacer de personal shoper, y de apoyo a tiendas locales, que podían ofrecer sus productos como parte del circuito de compras, ya fuera un hipermercado o una panadería de barrio. En 2020, en plena pandemia, Uber compró la empresa, que hoy ofrece servicio en Colombia, Perú, México, Brasil, Costa Rica, Estados Unidos y Canadá.

Este es un buen ejemplo de innovación digital y servicios en red que puede beneficiar a pequeños comercios, pero lo cierto es que si buscamos aplicaciones concretas de eCommerce para microempresas, la cosa es mucho más compleja,  las actuales ofertas de soluciones eCommerce a los comercios de proximidad no terminan de valorar en su justa dimensión las características únicas de estos establecimientos.

En 2019, la categoría de microempresa conformaba el 94% de las empresas de España, en total unos tres millones de pequeños negocios con menos de diez trabajadores, de los cuales,  aproximadamente el 52%, estaban constituidos por una única persona en régimen de autónomos. Si la brecha digital entre grandes empresas y pymes es grande, la que hay hasta llegar a las microempresas es abismal. Este ha sido el grupo más afectado por la crisis del covid: espacios más pequeños que obligan a mantener la distancia de seguridad mediante largas colas en el exterior, limitaciones de aforo y horarios, toques de queda y la competencia de los gigantes del marketplace son algunos de los problemas añadidos con los que han tenido que lidiar estos establecimientos. Muchos no han podido resistir y han tenido que echar el cierre, a pesar de lo cual, la misma pandemia que les ha puesto en jaque, ha hecho que una buena parte de los compradores se decanten ahora en sus compras por los productos locales, una tendencia que ha motivado la creación de iniciativas como Correos Market.

Pongamos como ejemplo la mercería del barrio. La mayoría de los productos que venden estos establecimientos pueden adquirirse por Amazon sin ninguna dificultad. La tienda paga alquiler, suministros, nóminas, impuestos… Tienen horarios de apertura y cierre, un espacio limitado y, por lo general, un número también limitado de personas atendiendo. Con suerte tienen un gestor que les quita el trabajo de ajustar cuentas con Hacienda, pero los pedidos, el inventario, la atención al público y todo lo que conlleva levantar la persiana de un local lo llevan ellos. ¿Podrían asumir gestionar ellos también la versión online de su tienda: consultas, pedidos, envíos…? ¿Les compensa en tiempo, energía y dinero formar parte de un marketplace o de un sistema de dropshipping? La respuesta para muchos de ellos sería que no. Al menos no con los modelos actuales, trajes a medida pensados para pymes que no se adaptan bien a la realidad de las empresas unipersonales o a los pequeños negocios familiares.

La gran debilidad del pequeño comercio es su “localidad”, pero esa también es su fortaleza. Mientras los comercios online invierten grandes esfuerzos en generar y mantener su reputación digital y en obtener buenas recomendaciones de sus compradores porque son “impersonales”. En el caso de los comercios locales, la reputación se ha construido sobre las relaciones personales de los vendedores con sus clientes, e igual funciona con las recomendaciones. ¿Estaría más dispuesta la mercería a formar parte de una red local de negocios que se apoyasen mutuamente? Una red en la que una pequeña empresa de servicios digitales local presta servicio de gestión de redes sociales o web a otros pequeños negocios, la implementación de sistemas de pago como Bizum o los TPV virtuales, una mensajería local que facilite las entregas a domicilio, una newsletter para los clientes locales…, quizá el futuro del eCommerce para los pequeños comercios locales estén en entender bien sus necesidades, generando servicios eficientes, flexibles y cooperativos que faciliten, finalmente, la transformación digital de las microempresas locales a la medida real de las microempresas locales.

Articulos Relacionados

Claves para tener éxito en la transformación de la experiencia de cliente

La mejora de la experiencia de cliente se sitúa en el centro de las inversiones de las empresas....

Ante el cibercrimen organizado, ciberseguridad organizada

Imagina por un momento que llegas al supermercado y, sorprendentemente, ves que no queda nada de queso. Vas a otro establecimiento y,...

El cloud computing como motor de innovación

por Fátima Gordillo El hecho de que, en medio de una crisis sanitaria con importantes repercusiones económicas la inversión...

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿CONECTAMOS?

Ultimos Articulos

Claves para tener éxito en la transformación de la experiencia de cliente

La mejora de la experiencia de cliente se sitúa en el centro de las inversiones de las empresas....

Ante el cibercrimen organizado, ciberseguridad organizada

Imagina por un momento que llegas al supermercado y, sorprendentemente, ves que no queda nada de queso. Vas a otro establecimiento y,...

El cloud computing como motor de innovación

por Fátima Gordillo El hecho de que, en medio de una crisis sanitaria con importantes repercusiones económicas la inversión...

Metodología BIM: La transformación digital en la construcción y la ingeniería

por Yacarlí Carreño Santamaría Son muchos los artículos académicos que hablan ya de la Metodología BIM como catalizador de...

Privacidad en tiempos de pandemia. ¿Cómo tomar mejores decisiones con menor conocimiento?

Daniel Díez, profesor del PE en Blockchain e Innovación Digital del IEB y director de Innovación Go-to-Market en Accenture Iberia